Revista IUS PUBLICUM Nº 23/2009. Escuela de Santo Tomás Derecho Universidad.

Versa este novedoso estudio sobre un tema de actualísima realidad como es el Internet, que hace posible no sólo la conexión instantánea con cualquiera persona en dondequiera físicamente se encuentre, sino también la creación de relaciones jurídicas precisas entre sujetos que ni siquiera se conocen personalmente, pero que actúan basados en la mutua confianza.

Tomando pie del prólogo escrito por el profesor Rodrigo Alvarez (hoy pre­sidente de la Cámara de Diputados) uno se encuentra con una nueva rama del Derecho, la cual une en su temario materias de un nutrido conglomerado de disciplinas, que van de lo constitucional, administrativo, económico, financiero, comercial, etc. hasta derecho del consumidor, civil, internacional, propiedad intelectual, bancario y un largo etc.

Advierte el autor que el derecho informático –poco o nada integrado a los programas de los cursos de Derecho que se imparten en las diversas Facultades del país– está dejando paso a un «derecho de internet» propiamente tal, consti­tuido por una regulación jurídica muy dispersa y que integra en su seno no sólo lo nacional sino también lo internacional de muy variada naturaleza, a través de tratados, acuerdos de libre comercio, y regulaciones que exceden las institucio­nes clásicas del derecho internacional; piénsese en el registro y la asignación de nombres de dominio, los procedimientos de mediación y arbitraje, la regulación de la entidad «reguladora» en Chile (NIC-Chile), etc.

Hay todo un mundo jurídico nuevo en el tema, como la protección de los datos personales, datos sensibles, acceso a la información, la formación del con­sentimiento, los derechos electrónicos, la firma electrónica, el teletrabajo, el pago de tributos por vía electrónica, las facturas y boletas electrónicas, las transferen cias bancarias efectuadas por este medio, el valor probatorio de los documentos con firma digital, las licitaciones públicas de bienes y servicios por parte de los organismos estatales («compras públicas»), etc.

Qué decir de los llamados delitos informáticos, de la afectación al derecho a la intimidad, o a la honra, el acoso y las injurias a través de Internet, la libertad de expresión, etc. Temas que esta obra analiza con pormenor.

Construido el volumen en una introducción (del derecho informático al derecho de Internet), y diez capítulos, se abordan sucesivamente el marco regu­latorio de la inscripción de nombres de dominio, los conflictos producidos a raíz de ello, la libertad de expresión y de contenidos (con referencia a la pornografía en Internet), la protección de la propiedad intelectual en esta vía (y tratados que la regulan), la protección legal de los sitios web, el derecho a la intimidad, el comercio electrónico y la firma digital, y los delitos penales en Internet.

Debe felicitarse al profesor Pinochet Cantwell por esta obra que constituye un muy significativo aporte al conocimiento y práctica de esta verdadera nueva rama del Derecho, rama que sin duda debiera incluirse prontamente en los programa de enseñanza en las Escuelas de Derecho del país, dada su cada vez más frecuente aplicación en el tráfico jurídico actual, tanto más que Chile, hoy, se encuentra a la cabeza de los países de América Latina en las telecomunicaciones electrónicas.

Francisco José Pinochet Cantwell, El derecho e Internet. Editorial de De­recho de Chile. Santiago de Chile. 2006 (539 pp.).

Deja un comentario